Museo Histórico de Carabineros de Chile -
info@museocarabineros.cl +56-2-29221565     

Cuadro Verde, orgullo nacional

Las destrezas del Cuadro Verde y su prestigio internacional, son parte del patrimonio cultural inmaterial de la Institución. Su primera presentación en púbico se remonta a 1939, durante el egreso de los Subtenientes de la Escuela de Carabineros, el 19 de diciembre.

Esta rama acrobática, nace formalmente en 1940 como Sección Ecuestre y Acrobática de Carabineros, bajo el mando del Teniente Eduardo Victoriano Toro, quien organizó una sección de aproximadamente 35 Carabineros, los que fueron seleccionados por su destreza. Este conjunto está compuesto por Carabineros altamente instruidos y caballos especialmente adiestrados en esta disciplina, conformando un perfecto binomio. Los ejemplares de intenso color alazán, descienden de los potros andaluces que llegaron en el siglo XVI, incorporándose al paisaje de esta tierra. Los primeros fueron: Tordo, Champa y Faisán, a los que más tarde se sumó Colo-Colo.

Este caballo nació en el fundo Andalucía, ubicado en Malloco. Su propietario era don Manuel Herrera, abuelo del  museógrafo del Museo hasta 2022, Jaime Alegría Herrera, quien lo vendió a Carabineros de Chile. Su nombre obedece a su intenso color negro, sus patas blancas y una mancha del mismo color en la frente. Su primera actuación fue en Melipilla, en el año 1946. En esa oportunidad lo montó el Carabinero Humberto Alegría Rodríguez, padre del profesional. Su destreza y lealtad fue motivo para que la Institución mantuviera su recuerdo. A la fecha han existido nueve ejemplares con su nombre.

“Alegría y Colo-Colo despertaron la admiración de quienes entienden el arte ecuestre, además, del gran cariño de los niños, quienes veían en el potro al ‘caballito de sus sueños’”, señaló el su texto Historia Ecuestre de Carabineros de Chile, el Coronel Juan García.

Por su parte, el Coronel Willy Garjado en su artículo publicado por la Revista Emblema, en 2007, explica que “fue la Revista Vea la que, a través de sus páginas, empezó a destacar sus actuaciones y en una de sus publicaciones bautizó a este grupo de osados jinetes como Cuadro Verde de Carabineros”.

Los ejercicios seleccionados muestran armonía, coordinación y trabajo en equipo, lo que podemos apreciar en los cruces en diagonal, círculos y en desplazamientos como la legendaria carga de la caballería enfrentando columnas armadas de lanzas.

Para alcanzar este objetivo “desde sus inicios cultivó modalidades propias que difieren de lo que podría llamarse la academia ecuestre. Se practicaban los ejercicios tradicionales de picadero, como volteo, las tijeras, equilibrio, diferentes formas de montar. Cada uno de estos ejercicios tenía algo de espectacular”, explicó el Teniente Juan Carlos Durán Silva, en una investigación publicada en 1983.

Estos movimientos y acrobacias solían hacerse en los antiguos torneos y en las demostraciones de pericias de gallardos caballeros en las cortes medievales, para lo cual el conjunto emplea lanzas con moarras de acero. Una de las pruebas más difíciles y peligrosas que realiza se denomina ‘la estocada’. Aquí, la lanza, con su acerada y aguda punta, perfora un disco que se sostiene a escasos centímetros del rostro de un Carabinero.

Con el correr de los años, el conjunto se hizo ampliamente conocido en el país y su prestigio superó nuestras fronteras. Comenzó a recibir elogios en Argentina, Perú, Colombia y Venezuela, entre otros. En 1955 actuó en el Cow Palace, California, Estados Unidos. “En esta oportunidad los caballos, liderados por Colo-Colo escaparon de la caballeriza, generando un operativo policial de gran envergadura para capturarlos”, recuerda Jaime Alegría.

En todas sus presentaciones, el Cuadro Verde rinde homenaje al caballo, su fiel amigo y compañero de tantas jornadas, en memoria de aquellos que ya no están en las pistas y que dieron gloria y prestigio a la equitación chilena e Institucional.

Los Carabineros que hoy integran el Cuadro Verde, pertenecen a la dotación de la Escuela de Caballería General Óscar Cristi Gallo, quienes además de realizar servicios instructivos en la Zona Metropolitana, permiten cumplir con las tareas de acercamiento e interacción con la comunidad, a través de actividades de representación y extensión de la labor que diariamente realiza Carabineros de Chile. En éstas jinete y caballo logran siempre mostrar un espectáculo impecable, que justifica el merecido renombre que tiene este conjunto ecuestre en todo el mundo.